domingo, 28 de diciembre de 2008

Análisis: ¿Qué sucede en Guanajuato?

Hasta ahora, nuestros candidatos comprueban la teoría que toda clase de instituciones han sido infiltradas por individuos con títulos sin reconocimiento oficial. Universidades y centro de investigación, instituciones privadas y públicas, en el Distrito Federal y en provincia, docentes diplomados de universidades "patito" no parecen limitarse a ninguna categoría.

Sin embargo, parece que solo en la Universidad de Guanajuato (UGTO) individuos con títulos de este tipo han accedido —reiteradamente— a puestos directivos. En ambos casos, los dizque doctores fueron nombrados Director de alguna facultad, a pesar de ser titulados de Pacific Western University (PWU), una famosa universidad "patito" estadounidense sin reconocimiento oficial en México. El caso de estudio de ayer presenta un caso similar.

El primer caso, tan exagerado que linda con lo absurdo, es el del Diputado Federal Ector Jaime Ramírez Barba. Después de haber dirigido la Facultad de Medicina por siete años, el Diputado regresó a la administración de la universidad como Secretario General. Finalmente, llegó al puesto de Secretario de la Salud en el gobierno de Romero Hicks, actual Director General del CONACYT y antiguo Rector de la UGTO. El otro "doctor", José Filiberto Enríquez Bielma, ha sido Director de la Facultad de Psicología desde agosto 2005.

El fraude académico en Guanajuato se extiende más allá de la universidad estatal. El Director de Investigación actual del Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (CIATEC) en León, José Luis Palacios Blanco, también es un doctor ficticio, titulado, para variar, de PWU. Es importante subrayar que la Universidad de Guanajuato es una institución estatal pero el CIATEC, como centro publico de investigación, es federal, bajo el mandato del CONACYT, aunque enlaces existen con autoridades estatales como el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Guanajuato (CONCYTEG).

Es posible que el problema en Guanajuato se limite a estos tres individuos; pero aunque ese sea el caso, no disminuye la seriedad del problema. El contribuyente, tanto federal como guanajuatense, fue y es obligado a pagar salarios a tres individuos para que eduquen e investiguen, a pesar de no tener los títulos que pretenden tener. Por otro lado, también está el daño hecho a la reputación científica y educativa del estado y de las instituciones mismas.

Encontrar a los responsables será difícil y posiblemente nunca se sepa con certeza, pero ciertos nombres sobresaltan. En particular, el del Juan Carlos Romero Hicks, actual Director General del CONACYT, antiguo Rector de la UGTO y Gobernador del Estado del 2000-2006. Como Rector de la universidad, era su responsabilidad asegurar que el cuerpo docente tuviera al menos los títulos adecuados. Agravó el problema al nombrar a Ramírez Barba al puesto de Secretario de Salud del estado, puesto que sin duda fue útil para la elección del "doctor" a la Cámara de Diputados (y de allí a la presidencia de la Comisión de Salud y a miembro a la Comisión de Ciencia y Tecnología).

El primer paso para resolver la situación es asegurar que los dos directores (y cualquier semejante suyo) con títulos "patito", Palacios Blanco del CIATEC y Enríquez Bielma de la UGTO, no continúen en esos puestos y sus acciones, posiblemente criminales, sean investigadas de una forma independiente. El siguiente paso seria responsabilizar a los superiores, sean Directores o Rectores. No se puede perder de vista que si estos individuos tienen esos puestos directivos fue porque sus superiores los escogieron, y éstos últimos no pueden huir de las consecuencias de lo que mínimo fue un serio error.

Irónicamente, y gracias a su puesto actual, el Mtro. Romero Hicks, Director General del CONACYT, tiene la oportunidad de enmendar la reputación dañada de la ciencia y tecnología en Guanajuato y en República. Ante todo debe de asegurarse que individuos con títulos falsos ya no puedan acceder a puestos en los Centros Públicos de Investigación. Por su lado, la Dirección Adjunta de Grupos y Centros de Investigación debe de establecer guías de ética académica más rigurosas. Las personas en la jerarquía de los Centros de Investigación que hayan contratado o tolerado a estos individuos no pueden continuar en posiciones de tal influencia. Igualmente, la presencia de estos individuos en el Sistema Nacional de Investigadores también se debe de investigar.

La situación en Guanajuato no tiene solución simple. No es posible reparar el daño al prestigio a la UGTO o al CIATEC inmediatamente, pero solo tomando medidas inmediatas se puede disminuir las consecuencias de estos serios y graves errores.

1 comentario:

  1. CREO QUE TAMBIÉN SE DEBERÍA PEDIR UNA AUDITORÍA DEL PERIODO DE BIELMA EN LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA... MUCHOS SABEMOS DE SUS MANEJOS.

    ResponderEliminar

Aviso: Al equipo del Cuadro de desHonor le da mucho gusto que se expresen, de forma anónima o no, pero por favor limiten los insultos, de lo contrario tendremos que borrarlos, gracias.